Miedo a la policía

Esta mañana he leído un artículo de The Guardian sobre Justin Trudeau apoyándose en una rodilla en una manifestación anti-racista. La frase que me ha hecho parar y pensar es:

«Demasiados canadienses sienten miedo y ansiedad cuando ven agentes de la policía» dijo Trudeau a los periodistas.

Como me siento cuando veo un policía? La respuesta depende del país.

En el Reino Unido, mi reacción inicial es casi siempre una sensación de seguridad. ¡A menos que esté haciendo algo mal, por supuesto! Las pocas veces durante mi juventud que tuve contacto con la policía, parecían míticos e indestructibles. Y parecía que pasara lo que pasara, las cosas estarían bien porque ellos ya estaban allí.

Incluso en los partidos de fútbol, luego en mi vida, nunca tuve una razón para temer a la policía, aunque sus caballos dan mucho miedo cuando comienzan a moverse.

Hace unos años, un amigo mío en España visitó el Reino Unido y asistió a un festival de música, en el que se quedó boquiabierto al ver a dos asistentes al festival, tonteando con dos policías, hasta el punto en que quitaron el casco de uno de los policías para probárselo. El asombro de mi amigo no fue solo porque los chicos tenían las pelotas para probar tal cosa, sino aún más porque los policías estaban dispuestos a seguirles el juego. «Haces eso en España y estás jodido» fue la opinión general cuando nos contó la historia en Barcelona.

Así está la cosa en el Reino Unido. Pero, como digo en el párrafo anterior, la situación en España es muy diferente. Aquí mi reacción instantánea al ver a la policía en las calles es siempre una mezcla de miedo y resentimiento. Tengo miedo de lo que podrían hacer si deciden que alguien está violando la ley. Me da miedo que llevan armas cargadas. Y me generan mucha rabia los incidentes que he visto tanto en persona como en la televisión, de fuerza excesiva en las manifestaciones pacíficas.

Hace muchos años asistí a un partido de fútbol en Barcelona entre el Bayern Munich y el Manchester United. Mientras caminábamos hacia el estadio, la policía estaba dirigiendo a los aficionados del United por un «corredor» de la calle muy estrecho, dejando un gran espacio abierto sin ninguna razón obvia. Como acababa de regresar de Sudamérica, decidí probar mi castellano y les pregunté por qué. La respuesta fue un «Porque sí» desinteresado y grosero.

Es un buen resumen del ambiente de «ellos contra nosotros» que existe en España entre la policía y el público.

En cuanto a otros países, la policía en Sudamérica era aterradora, pero de todos modos ya estaba fuera de mi zona de confort.

En cuanto a los Estados Unidos, estoy bastante seguro de que sentiría el mismo nivel de miedo que en España, sobre todo por la misma situación de «todos los policías portan armas».

Por supuesto, la policía del Reino Unido también pueden ser muy cabrones. Pero dice mucho el hecho de que cuando los agentes británicos han acompañado a los «hooligans» del fútbol inglés al extranjero para ayudar a las fuerzas locales a vigilarlos, los resultados han sido mucho mejores.

Lo policía debería generar sensaciones de seguridad. No de miedo.

Gracias a unsplash.com por la imagen

Miedo a la policía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba